Suscríbete
Real Plaza

El acontecimiento más exclusivo de la Gran Manzana; La fiesta a la que todos quieren asistir: La gala del Museo Metropolitano de arte de Nueva York.

El primer lunes de mayo no es un día cualquiera en la ciudad que nunca duerme. Todos los años, en esa fecha, el centro de Manhattan (uno de los distritos más exclusivos del mundo), se vestirá con más glamour y elegancia de lo acostumbrado. Y no es para menos: la gala del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York (MET) es una de las  fiestas más esperadas de la temporada.

El evento se creó hace más de sesenta años, en 1948, como inauguración de la exposición de moda de The Costume Institute. Sin embargo, a mediados de los noventa, Anna Wintour -la legendaria editora de Vogue- tomó las riendas de la organización y transformó la ceremonia en un evento filantrópico que reúne a las mayores celebridades del mundo. Ella misma es quien elige a los más de quinientos invitados, entre quienes han figurado personajes de todos los medios, como la princesa Diana, Madonna, Sting, Donald Trump o Kim Kardashian.

Al ser uno de los eventos más mediáticos del mundo, cada año la  fiesta tiene un tema distinto. El motivo de esta edición se inspira en el trabajo de la diseñadora Rei Kawakubo -fundadora de la marca Comme des Garçons-, cuya obra desafía al glamoroso estilo occidental, lo cual significa una decisión innovadora y arriesgada para un evento de cobertura internacional.

Tampoco es habitual que el motivo de la gala se centre en un diseñador que aun se encuentre con vida o activo en el rubro. De hecho, no sucedía desde 1983, cuando se rindió un homenaje a Yves Saint Laurent, pero la carrera de Kawakubo lo justifica. “Ella ha definido la estética de nuestro tiempo —afirmó Andrew Bolton, comisario de The Costume Institute del Museo Metropolitano—. Su obra invita a reconsiderar el concepto de la moda como un sitio de constante creación”. Es por eso que Kawakubo es considerada la máxima exponente del diseño conceptual: sus atuendos huyen de las tendencias convencionales, se alejan del barroquismo y deconstruyen la misma noción de glamour. Son piezas que buscan “dar comodidad al usuario e incomodidad al espectador”, como señala un artículo de la revista Slowmotiv.

Por estas razones, la noche de la gala se podrá apreciar un recorrido por todas las etapas de la obra de Kawakubo con 120 atuendos en exposición. Para poder apreciar plenamente las piezas, los organizadores  también han decidido romper con una de las  reglas clásicas del evento: los maniquíes no estarán detrás de un cristal, sino que se exhibirán a la altura del suelo, sin nada que los separe de los espectadores. Además, todos los invitados deberán vestir de acuerdo a la estética de la diseñadora, así esperamos ansiosamente un desfile muy particular sobre la alfombra roja, en lugar de los clásicos vestidos de gala. Será, sin duda, un viaje al interior de la mente de una de las diseñadoras más importantes de la década.

El acontecimiento más exclusivo de la Gran Manzana; La fiesta a la que todos quieren asistir: La gala del Museo Metropolitano de arte de Nueva York.

COMPÁRTELO