Suscríbete
Real Plaza

Día del Niño: razones para nunca dejar de jugar como los niños

El Día del Niño nos recuerda lo divertido que es jugar, además de ser muy saludable para todos. Conoce más beneficios de esta actividad, porque ¡felicidad es jugar!

Por Lorena Salmón de Que seas muy feliz

Todos sabemos lo bueno que nos hace jugar: lo importante y lo placentero que es. De hecho jugar es tan familiar y tan natural para nosotros que resulta preocupante que cada vez juguemos menos.

 

Y jugamos menos.

 

Creemos que jugar es perder el tiempo, cuando no podemos equivocarnos más: el  juego es interacción pura, es conexión con los demás y con uno mismo, es aprender a tomar decisiones, a resolver conflictos, es explorar, dejar salir nuestra curiosidad y creatividad a flote. Por eso es tan básico que juguemos como niños y con nuestros niños, porque el juego no es un actividad exclusiva de alguna edad y porque sus beneficios son irrefutables.

 

Que los niños nunca dejen de jugar

Sólo en los niños:  es la puerta a la exploración del mundo y de sus mundos, les permite desarrollar su imaginación y sus fortalezas emocionales y cognitivas, les permite ganar confianza, mejorar sus habilidades sociales, aprendiendo a trabajar en grupo, a compartir a negociar. Les da todas esas herramientas  y cualidades que realmente van a necesitar cuando sean adultos.

Por eso, si crees que tus hijos están sumidos en miles de actividades extracurriculares y que ninguna de ellas implica jugar, es hora de hacer una pausa e invitar a la imaginación volar. Así, pueden comenzar a recuperar juntos ese espacio de conexión tan pura, tan libre, tan divertida.

 

Papás e hijos: el mejor momento para jugar

Recuerda que no hay infancia sin juego. Así que, padres, estemos atentos a estas líneas: jugar con nuestros hijos es vital para el equilibrio emocional de ambas partes. Como adultos, tenemos la obligación de no perder la costumbre de jugar. Recuerda que es una de las formas más sanas de divertirnos.

Además, ¡es una forma de ser más felices! Está comprobado que ayuda a tratar la depresión y ansiedad y sus beneficios terapéuticos contra el estrés son comprobables. El ánimo mejora cuando uno juega y eso nadie puede negarlo. De hecho, un estudio realizado por la Complutense de Madrid, señala que nada hace más feliz a los niños que jugar con sus padres.

 

Así que aprovechemos la excusa del Día del Niño para ponernos a jugar y recuperar cualquier tiempo perdido. Este domingo 19 tendremos lindas actividades para jugar con los pequeños de la casa. Conoce más en la sección de Eventos de tu Real Plaza favorito ¡y vamos todos a jugar!

Día del Niño: razones para nunca dejar de jugar como los niños

COMPÁRTELO

Tendencias relacionadas