Suscríbete

10 series de televisión con el mejor diseño de vestuario que hayas visto

Estas series de televisión que sorprenden por su diseño de vestuario

Además de su narrativa y actuaciones espectaculares, estas series de Netflix nos sorprenden con un diseño de vestuario digno de un Oscar, capaces de crear universos increíbles. Aquí te contamos cuáles son.

 

1. Velvet

Esta serie española se inspira en El paraíso de las damas, de Emile Zola, una novela sobre una chica provinciana que tras quedar huérfana se muda a la capital para trabajar en un gran almacén. Ambientada en la década de 1950, el vestuario de Velvet celebra la feminidad a través de vestidos al estilo del New Look de Dior (aquellos que privilegian las siluetas reloj de arena), además de apostar por colores pastel, lazos, encajes, tocados, tacones y perlas. Detrás de estos diseños, estuvo Helena Sanchís, quien confesó que el cine de Hitchcock ha sido su punto de partida. Con razón, vemos el fantasma de Grace Kelly deambulando por la serie, y también los de Audrey Hepburn, Marilyn Monroe y hasta el de Sophia Loren.

 

2. The Get Down

Con tan solo una temporada, la producción original de Netflix, The Get Down impactó con un diseño de vestuario inspirado en el bravo Bronx de la década de 1970, una época de grafitis y piruetas físicas y verbales, en la que fueron ganando terreno los lentes cazal de lunas amarillas, los parches en los jeans, las chaquetas bomber y el culto por las zapatillas (sobre todo rojas). Se trata de la primera incursión en el mundo de las series de Baz Luhrmann, el director de Moulin Rouge, un cineasta amante de los musicales que encuentra en este relato de adolescentes la excusa perfecta para explorar el paso del disco al hip hop.

 

3. The Crown

El mundo fantástico de Game of Thrones y la recreación estilizada del palacio de Buckingham de The Crown tienen algo en común: la vestuarista ganadora de tres premios Emmy, Michele Clapton. Esta última serie, la más cara de la historia, es un retrato en construcción de Elizabeth II (encarnada por la magnífica Claire Foy) que toma como punto de partida su matrimonio con Felipe de Edimburgo. El modista Norman Hartnell fue el autor de la imagen discretamente elegante de Elizabeth, que a menudo es opacada por el derroche de glamour de su hermana menor, la princesa Margarita, it girl antes de que el término se hubiera inventado.

 

4. Vinyl

Basta con ver los documentales de Martin Scorsese sobre Bob Dylan, los Rolling Stones, George Harrison y Wood stock para saber que el cabecilla del nuevo cine americano es un melómano serio. Vinyl es una incursión al corazón desbocado de la industria y escena musical neoyorkina de los años 70. Led Zeppelin, New York Dolls y Janis Joplin combinan con los pantalones acampanados, los trajes con colores y cuadros, los vestidos con escote halter, los cabellos voluminosos, las camisas abiertas con patrones, y las camisetas rotas que caracterizaban esos días de glam rock y punk. La serie duró solo una temporada, pero ya es de culto.

 

5. Scream Queens

Los creadores de Glee y American Horror Story producen Scream Queens, una versión singular, absurda y fashionista del género slasher con la historia de un asesino serial que caza jovencitas en una fraternidad norteamericana. En este mundillo dividido entre los nerds y los cool, las chicas populares son conocidas como las Chanel, y la actriz Emma Roberts encarna a su queen B. El grupo va siempre coordinado con prendas estilo preppy en colores pasteles, como abrigos de piel, tops de pluma, trajes de tweed, y complementos como collares de perlas XL y orejeras. La vestuarista Lou Eyrish ha confesado que para conseguir esas tenidas ha mezclado creaciones de Moschino, Nasty Gal, Chanel, Gucci y Valentino con prendas low cost de Zara y Topshop.

 

6. Glow

En la década de 1980, se emitió un programa de lucha libre femenino llamado Glow (Gorgeous Ladies of Wrestling) que sirvió como punto de partida para una de las más recientes producciones de Netflix. Aquí seguimos a Allison Brie, una actriz en la bancarrota que accede a participar en este show kitsch rodado en medio de un ring de lucha libre. Pero Glow no es una celebración vacía de los músculos en esteroides; es una serie que se acerca con humor y desenfado al mundo interior y exterior de las mujeres: sus torpezas e incongruencias, pero también sus brillos. Las estrellas del vestuario son las mallas de aeróbicos al estilo Jane Fonda, las hombreras, los jeans rasgados, los calentadores, la escarcha y las bandas en el pelo en tonos flúor o metálicos.

 

7. Girlboss

Girlboss es una biopic sobre Sophia Amoruso, la fundadora de la marca NastyGal, sigue su transformación de chica díscola a empresaria joven y visionaria. La fascinación de Amoruso por lo vintage fue el punto de partida de su imperio de moda, que empezó con una chaqueta de cuero de segunda vendida por eBay. Ese gusto está plasmado en su estilo millennial, insolente, pero siempre chic, que tiene como musas a las actrices Bianca Jagger y Betty Davis. Algunas piezas claves son chaquetas glam, sweaters con logotipos, bombers metalizadas, jeans y botas a pesar del calor.

 

8. Tiempo entre costuras

Basada en la novela homónima de María Dueñas, Tiempo entre costuras narra los amores, las intrigas y las decepciones de Sira (Adriana Ugarte), una costurera sencilla que se atreve a escribir su propia historia al convertirse en espía durante la Segunda Guerra Mundial. Su vestuario está poblado de vestidos camiseros frescos y femeninos –en colores vivos o con patrones, como lunares–, complementados por pañuelos y sombreros. A medida que el personaje se va complejizando, su estilo también, y se muestra en aquellos magníficos vestidos de noche y en su look de día con sastre, turbante, pieles y joyas.

 

9. The Handmaid’s Tale

En los regresivos años de Reagan, la escritora canadiense Margaret Atwood imaginó una sociedad distópica donde las mujeres eran reducidas a vientres al servicio del patriarcado. The Handmaid’s Tale es una de las mejores y más aterradoras series de 2017, y uno de sus aspectos más sobresalientes es su dirección de arte, caracterizada por una iluminación azulada. Mientras las esposas usan vestidos en tonos oscuros, las criadas llevan túnicas rojas con capas que remiten a la vestimenta de las colonas puritanas. Parecen caperucitas rojas. En ese mundo antiséptico pero profundamente retorcido, el lobo está en todas partes.

 

10. House of Cards

David Fincher no solo produce House of Cards, sino que aporta el sello visual: una iluminación fría, casi azulina. A esto se suma su gusto por los seres humanos retorcidos. Este thriller político (que hace ver a la política de The West Wing como un juego de boy scouts) nos introduce a una mujer magnética: Claire Underwood (Robin Wright). El personaje, inspirado en Lady Macbeth, consigue un estilo minimalista e impecable a través de outfits de colores neutros, en los que las faldas tubo, las camisas blancas y los vestidos sin mangas son infaltables.

10 series de televisión con el mejor diseño de vestuario que hayas visto

COMPÁRTELO



Tendencias relacionadas