Suscríbete

4 razones para amar las Chicas del Cable, la serie de Netflix del momento

Sin duda Las Chicas del Cable es una de las series de Netflix que reivindica el poder femenino, y nos muestra la bella moda de la época. A puertas de su tercera temporada, te contamos por qué es nuestra favorita

Esta serie es producida por Netflix y Bambú Producciones, las cuales sobresalen por su calidad técnica y artística. Así, esta serie nos ha logrado remontar, exitosamente, hasta la época de los años 20 y años 30, etapa en la cual la mujer se libera de algunas opresiones y se le reconocen ciertos derechos. Además, es una época peculiar ya que la industria del maquillaje se hace masiva. ¡Te contamos muchas más razones por la que amamos esta serie!

 

1. Evolución de la moda: ¡hola, libertad femenina!

¡Al fin las mujeres le dicen adiós al corsé! Luego de finalizar la Belle Epoque y con él, su pomposidad y su arquetipo de figura femenina en “S” o reloj de arena extremo, llega la moda de los años 20. Al mismo tiempo, el fin de la primera guerra mundial logra un cambio definitivo en la moda. En esta década, las chicas se animan a mostrar las piernas hasta la rodilla, a usar escotes frontales y en especial, en la espalda.

Además, también se habla de un look andrógino, porque se obvian las curvas de la mujer. Es decir, la ropa no se ciñe a la cintura, dejan de colocarse almohadillas para dar voluptuosidad a las caderas y trasero, no se ponen ninguna ropa interior especial para levantar el busto. Así, se pone de moda los vestidos Flapper, se empieza a usar faldas ceñidas a las caderas, de mangas  ligeras y las faldas son tubo de corte simple.

Respecto al calzado, se utilizan zapatos cómodos pero altos. Así, el perfecto ejemplo son los uniformes de la Centralita Telefónica. El grupo de amigas viste un icónico atuendo turquesa suelto, corto, fresco y ligero. Realmente transmiten libertad femenina.

 

2. La alegría del Charleston: las mujeres se van de fiesta

Esta época es además, la más transgresora y de más alegría. ¿Han visto que la serie se desarrolla más en la noche que en el día? Casualmente, en esta época las mujeres tienen mayor vida nocturna que antes y disfrutan del espectáculo de bailar y tomar hasta el amanecer. Así, luego de la Primera Guerra Mundial, en Estados Unidos estalla la moda del género de música “Charleston”, un éxito mundial que se refleja en la moda y en la forma de vivir de Las Chicas del Cable. Así, en las fiestas de año nuevo, del bar de enfrente o de la Central Telefónica, observamos que Alba es la que en especial hace uso de la moda Charlestón. Al parecer, sus vestidos llenos de flecos, plumas y brillos son un sello de la época que nos encanta y vale la pena replicar. Además, en esta época estaba de moda el Art Deco, lo cual también vemos en Lidia y Carlota, a través de sus accesorios como collares de perlas largos, sombreros y vinchas con plumas que realzan todo su outfit.

 

3. Libertad laboral: mujeres independientes

Algunos dicen “no hay mal que por bien no venga” y bueno, la Primera Guerra Mundial y el Crash de 1929, trajeron algo bueno. Estos eventos ocasionaron la necesidad de que las mujeres generen ingresos y colaboren con los soldados. Así que, al fin se reconocen algunos derechos de la mujer, como es el derecho al voto y al trabajo. Por lo cual, un oficio habitual en Madrid de 1920 era ser operadora de una centralita.

Así, esta historia gira en torno al gran imperio de la Central Telefónica de Madrid y el grupo de amigas lucha por ingresar a esta empresa. En el caso de Marga, no tenía otra opción para salir de su pueblo y por su lado; Carlota, estudia y postula a escondidas de su familia por ser una chica de primera clase; asimismo, Ángeles es ascendida pero no puede ejercer su trabajo por impedimento. Sin embargo, todo ello nos da una lección sobre libertad, si bien el trabajo genera ingresos, lo más importante de él es la independencia que nos da.

 

4. El maquillaje como expresión de libertad

Realmente parece que todo en esta época de los años 20 y 30 resultara bien. La industria del maquillaje estalla, las mujeres están decidas a expresarse con maquillaje, crean looks atrevidos y miradas intensas. Definitivamente algo que caracteriza esta rutina de maquillaje es tener la piel matificada o de terciopelo. Así, grandes marcas como L’Oréal o Max Factor ya reinaban en la industria con bases de este tipo. Asimismo, otro sello aún más importante de la época son las cejas, pues se lucían muy delgadas, tupidas, arqueadas y de color oscuro. Además, daban sensación de sufrimiento, ternura o intensidad y se llevaban con sombras negras o grises. Luego, el rubor era aplicado al centro de las mejillas y eran de color rosado o rojo. Por último, el labial rojo era imprescindible, esta vez el rojo se aplicaba distinto, el delineado era bajo la línea natural del labio y marcado en las comisuras y arco de cupido. Así, se verían más pequeños e intensos. Este look se acompañaba de un cabello corto estilo Garsón. Finalmente, aunque diferimos con la moda actual de cejas prominentes y labios voluminosos, algo que queremos heredar de aquella época son los esfumados de ojos, son una herencia que hasta hoy utilizamos y también, la intensidad en los labios con colores mate.

 

Finalmente, esta serie nos lleva a reflexionar sobre aquellos años y nos deja una gran lección de empoderamiento femenino, ya que la libertad se expresa en el trabajo y en la cultura del momento. Sin duda, la moda y el maquillaje de los años 20 también son de gran referencia para todo lo que hoy utilizamos y nos hace sentir cómodas y felices de poder expresarnos a través de él. Así que luego de esta gran reflexión y de declarar por qué nos gusta tanto la serie, ¡vamos a disfrutar su tercera temporada ya!

4 razones para amar las Chicas del Cable, la serie de Netflix del momento

COMPÁRTELO



Tendencias relacionadas