Suscríbete
Real Plaza

¿Estarías dispuesto a probar esta dieta crudivegana?

Comer todos los alimentos crudos puede parecer extraño. Sin embargo, cada vez más personas en el mundo están optando por este tipo de dieta, que desintoxica el organismo y, además, le aporta una mayor cantidad de nutrientes.

Comer sano, crudo y orgánico, reduciendo al mínimo el impacto sobre el medioambiente, es ya una tendencia mundial. Sobre todo debido a la divulgación de múltiples estudios sobre la composición nociva de muchos alimentos que normalmente consumimos —como la carne, la leche o el azúcar— y el impacto que esta industria genera en el planeta.

Dos dietas en tendencia son el vegetarianismo y el veganismo. Sin embargo, hay una que va más allá. ¿Te imaginas no cocinar nada de lo que comes? Eso es lo que propone el crudiveganismo. “Este estilo de vida consiste en consumir los alimentos frescos, tal y como los ofrece la naturaleza: crudos y sin ningún elemento de origen animal”, comenta la nutricionista Carmela Aldave, directora y asesora nutricional del centro Árbol de la Vida.

Una dieta de este tipo está compuesta sobre todo por frutas, verduras y semillas. A su vez, evita las carnes, los lácteos y los procesados (como el azúcar). Lo importante es poner énfasis en aquellos alimentos que aporten proteínas, vitaminas y hierro. Entre ellos: los germinados, las hojas verdes, el wheatgrass (germinado de trigo), fermentos como el chucrut, el rejuvelac (una bebida hecha con semillas germinadas), y algas como la espirulina o la chlorella.

“Los alimentos vivos (o crudos) poseen toda la vitalidad nutricional que el hombre necesita, pues están cargados de luz solar. Cuando ingresan al cuerpo, lo desinflaman, lo purifican, lo desintoxican y cambian el pH ácido por uno alcalino”, dice Aldave.

Según cuenta, su organización utiliza esta dieta para tratar varios males. Entre ellos, la bromialgia, la artritis, el cáncer, el hígado graso, las alergias, las enfermedades cardiovasculares, la migraña, la mala digestión o el estreñimiento. De hecho, hay múltiples testimonios de personas que afirman haberse curado de la diabetes por medio de una dieta crudivegana.

En 2009, se estrenó en Estados Unidos el documental ‘Simply Raw: Reversing Diabetes in 30 Days’, que narra la historia de una pareja que logró superar esta enfermedad por medio de los ‘alimentos vivos’.

Si bien la especialista advierte que es fundamental visitar un nutricionista antes de aventurarse en este estilo de vida, cualquiera puede incorporar más comida cruda en su dieta: jugos, ensaladas multicolores, galletas deshidratadas, postres saludables sin azúcar y cremas de verduras.

Otra opción es experimentar con un día de dieta crudivegana al mes para purificar el organismo.

¿Cómo hacer hamburguesas crudiveganas?

Ingredientes

-350 g de zanahoria


-360 g de beterraga


-350 g de semillas de girasol


-150 gr de cebolla roja


-4 dientes de ajo


-200 g de castañas


-150 g de apio


-100 g de hongos shiitake (de venta en supermercados)


-20 g de culantro


-20 g de perejil


-sal, pimienta, comino y aceite de oliva

Preparación

Remojar las semillas de girasol en agua 8 horas. Luego, molerlas.


1. Mezclar los ingredientes de la receta con las semillas y formar una masa.

2. Armar las hamburguesas con la masa, usando un molde circular.

3. Calcular 75 gramos para cada una.

4. Dejar en reposo por 12 horas.

¿Estarías dispuesto a probar esta dieta crudivegana?

COMPÁRTELO