• Seleccionar
  • Salaverry
  • Centro Cívico
  • Primavera
  • Villa Maria
  • Pro
  • Santa Clara
  • Guardia Civil
  • Trujillo
  • Arequipa
  • Piura
  • Cajamarca
  • Chiclayo
  • Huancayo
  • Huánuco
  • Cusco
  • Juliaca
  • Pucallpa
  • Sullana
  • Chimbote
  • Puruchuco

Tendencias

10 pequeños pasos para ser feliz que puedes hacer hoy

22 agosto 2018

10 pequeños pasos para ser feliz que puedes hacer hoy

El bien más preciado por todos es la felicidad. No existe fórmula precisa para tenerla pero sí puedes tener ciertos hábitos que te puede ayudar a conseguirla. Te contamos algunos pasos para ser feliz

Nos hacemos la mágica pregunta de cómo ser feliz en la vida, pero más que una metodología es una actitud y decisión. Sin embargo, si queremos ser didácticos, podremos explicar cómo ser felices. ¡Pon atención!

 

1. Tener gratitud: recuerda las cosas buenas de la vida por las que te sientes afortunado. Quizá tener esa mascota tan tierna y linda es un motivo de gratitud, tener la compañía de tu pareja, el amor invaluable de tu mamá, la suerte de tener trabajo y poder ejecutar tus proyectos. Quizá, si nos esmeramos en colocarlo en una pizarrita de corcho o en papelitos con imanes en la refri, lo recordaremos más fácilmente.

 

2. Tener momentos de calidad: qué mejor que pasar el tiempo de tu vida con las personas que más amas. La vida es más linda cuando estás con esas personas: con tu familia, tu pareja o tus mejores amigos. De repente si eres fan de tu mamá, pueden ir a un café a disfrutar de una charla y un postre.

 

3. Relajarse: no todo se puede tener bajo control y eso lo debemos saber. Así que hay que aprender a aceptar lo no querido, lo que muchos conocen como “aquiescencia”, tal como dejarse llevar por la ola galopante del mar. Por ello, si algo sale mal, respirar muy hondo, no ser determinante o concluir generalizando. Por algo dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Si has tenido un mal día, nos podemos engreír un poco más, de repente con una sesión de spa en casa o alguna actividad que te relaje.

 

4.Reír más: la risa aliviana todo tema, incluso los más serios o trágicos. Muchas veces actuamos solemnemente por la vida y ello nos lleva a tomar todo con mucha dureza. Por ahí, muchos te dirán “te lo tomas muy a pecho”, quizá, si lo vemos desde un lado cómico y nos reímos de nosotros mismos, todo sería mejor. ¿Qué tal si vemos más comedia en el cine? ¿Qué tal si compramos historietas cómicas? Reír nos alegra la vida.

 

5. Dar amor: no hay sensación más gratificante que cuando realizas una buena acción. El amor y la compasión es algo que debemos cultivar. Una frase que lo resume es “ponerse en los zapatos del otro”. Dar detalles de amor, sacarle sonrisas, ser la luz de las personas es algo que nos hará felices. Formas de sumar hay muchas, desde el nuevo platito de comida de tu mascota, el libro para colorear para tu sobrina, la pulserita de best friend a tu amiga, el postre y la tarjetita de “te amo” a tu novio; todo ello suma y cala en la memoria de todos.

 

6.Saber que la felicidad depende de ti: debemos saber que la felicidad es una elección y está dentro de nosotros, no fuera. Saber eso, que todo depende de nosotros da una sensación grande de libertad. ¡Tómate este finde para disfrutar!

 

7.Confía: muchas veces vivimos con la premisa de pensar mal del otro de antemano como medida de autoprotección. Sin embargo, vivir con desconfianza es una carga muy grande de asumir, es más fácil confiar en las personas y verás que ellas también confiarán en ti.

 

8.Conocer culturas: viajar y aprender que el mundo es más grande de lo que pensabas te da una sensación de plenitud. Además, te darás cuenta que el mundo es más abierto y amigable que hostil. ¿Cuál es tu próximo rumbo?

 

9. Perdona: guardar rencor es algo muy pesado con lo que no podemos cargar. La vida es muy corta y debemos disfrutarla. Haz las paces, voltea la página y recuerda los buenos momentos.

 

10. Sé menos exigente: muchas veces nos exigimos la perfección, incluso somos más estrictos con nosotros mismos que con los demás. Exigirse demasiado sin disfrutar del proceso para lograr un objetivo es síntoma de que somos demasiado exigentes. ¡Tranquila, tomemos una actitud positiva!